Historia del autotaxi de Madrid
 
Los primeros autotaxis

"Mañana es el día señalado para que el pueblo soberano, mediante un precio relativamente soportable, pueda comenzar a darse el gustazo de hacer pequeños records en automóvil, ora por las calles empedradas de la villa y corte, ya cabe los amenos alrededores del arroyo Abroñigal. Los contratistas de los carruajes de punto ya tienen en ídem el nuevo material: diez flamantes landeulets, de cuatro asientos, espaciosos, presentados con todo confort y apariencia. Por la mañana estuvieron ayer los autos expuestos en la plaza de la Villa, donde fueron examinados por ediles y numeroso público, y por la tarde fueron recibidos y aprobados por el alcalde y la Comisión de Policía Urbana.

Los automóviles de plaza que ahora por vía de ensayo van a circular, y cuyo número -si el público responde- se ha de ampliar prontamente, no harán horas ni carreras de tiempo fijo; regidos por taxímetros, se pagará según recorrido, con arreglo a la siguiente tarifa: unas o dos personas: los primeros 800 metros o fracción, 1,25; cada 400 metros más o fracción, 0,20." Con esta breve reseña informaba el diario ABC a sus lectores sobre la aparición del servicio de autotaxis, prevista para el 28 de marzo de 1909.-

Imágenes de los primeros autotaxis de Madrid

Descarga en PDF de la historia del autotaxi de Madrid por décadas

   

Textos de libre disposición por parte del autor siempre que se cite la fuente (autor y página web). Estos textos también están disponibles con imágenes de la época en www.gacetadeltaxi.com

Madrid a principios de siglo

Las primeras ordenanzas y reglamentos

El primer reglamento del taxi del siglo XX se aprobó el 12 de junio de 1903, seis años antes de que aparecieran los autotaxis. Hasta entonces la normativa municipal estaba regulada por el reglamento de carruajes de plaza de 1884, modificado posteriormente en los años 1885, 1890, 1891 y 1902. Por su parte, las ordenanzas de los años 1903 y 1909 no contemplaban todavía el tránsito de autotaxis.

Para realizar la actividad de taxista era obligatorio que los vehículos llevaran una faja roja como distintivo, tener la autorización para ejercer la actividad y para circular con el automóvil. Este permiso lo debía solicitar el interesado al alcalde y debía ir acompañado de un dibujo del carruaje y de un certificado de la casa constructora acreditando que el vehículo reunía las condiciones técnicas exigidas para la circulación.-

El reglamento de carruajes de 1918 establecía varias tarifas en función de los vehículos con o sin taxímetro. Los aparatos debían tener un cristal en el cuadro de lectura y un soporte precintado con plomos para evitar posibles manipulaciones.

Más tarde se estableció que los taxímetros se instalaran en el exterior de los coches.-

Los taxímetros

Los modelos y el número de taxis

Las marcas de taxis más comunes hasta los años 30 fueron los Ford, Fiat, Hispano Suiza, Citroën, Renault y Peugeot. En Barcelona, por ejemplo, las marcas catalanas Ideals, Elizalde y España fabricaron vehículos para el sector. Al margen de las grandes marcas citadas, en la capital también circularon otros coches como los De Dion Bouton, Berliet, Licorne, Buick y Overland, todos ellos modelos de prestigio y calidad.

En 1920 el Ayuntamiento estableció en 800 el número de coches de tracción de sangre; en 100 el de motocicletas con side-cars, en 200 el de automóviles y en 97 el de ómnibus. En 1926 el número de autotaxis alcanza los 2.250 y el de coches simones los 225.-

Las mutuas taxistas

La 1ª mutua taxista de España fue Mutua Madrileña del Taxis (actual MMT Seguros), creada oficialmente en febrero de 1932 con la voluntad de unir a la clase taxista y abrir una cooperativa. La Mutua de Automóviles de Alquier de Madrid (actual Pelayo Mutua de Seguros) fue la 2ª y surgió en abril de 1933 por una escisión interna en el seno de la primera mutua entre propietarios de taxis y de empresas taxistas.

En aquellos años la industria estaba dividida en dos sindicatos o sociedades, la Madrileña de Propietarios de Automóviles, con su propia mutua, la Madrileña del Taxis, y la Sociedad Española de Auto-Taxis, también con su mutua, la de Automóviles de Alquiler.

En aquellos tiempos los recibos eran de 6 pesetas mensuales y se pasaban al cobro cada quince días a razón de 3 pesetas cada uno. En cambio los obreros, los asalariados del sector, estaban representados por el Sindicato Único del Transporte, vinculado a la CNT, sección de chóferes, y a la Sociedad de Obreros del Transporte Mecánico de Madrid.

En abril de 1935 todos los representantes del sector firmaron un laudo que contemplaba una serie de mejoras como la jornada de 8 horas, un salario de 8 pesetas más el 15 por ciento de la recaudación y una indemnización en caso de despido de 12 pesetas por día trabajado.-

EL SECTOR DEL TAXI DESPUÉS DE LA GUERRA CIVIL

EL BANDO DEL SILENCIO Y EL MOTÍN DE LAS GORRAS

El 6 de agosto de 1956 un bando del alcalde conde de Mayalde limita el uso de la señales acústicas en la ciudad para evitar tanto ruido y los taxistas protestan al no poder utilizar las bocinas para enfrentarse al mal tráfico de Madrid.

En el verano de 1966 se produjo otra queja del sector debido a la orden municipal de obligar a los taxistas a llevar la gorra puesta a pesar de los calores. Como protesta los conductores tiraron las gorras a la fuente de la Cibeles el día 26 de julio.-

Citroën 11 de 1954, uno de los taxis más queridos por el sector

La primera cooperativa

En 1936 se iniciaron los trámites para crear la 1ª cooperativa taxista, pero la guerra paralizó la idea hasta marzo de 1947. La primera labor emprendida fue el concierto con el Ayuntamiento para el pago de las 130 ptas mensuales del impuesto de lujo. En 1949 el número de taxis asociados alcanza los 3.700, la mayoría del censo.

La cooperativa debe enfrentarse años después, en los 50, con varios problemas como la subida del combustible, los turnos de trabajo, el descanso semanal y las tensiones del almacen de suministros boicoteado por los fabricantes de piezas de recambio.-

LA APARICIÓN DEL MICROTAXI
EL CAMBIO DE COLOR

En la sesión plenaria del 29 de julio de 1964 el Ayuntamiento de Madrid aprobó la concesión de 1.400 licencias destinadas a 4 cooperativas taxistas. Al año siguiente los coches ya estaban circulando y las tensiones entre las dos asociaciones fueron claras.

La poca diferencia de precio entre las dos tarifas (entre 3 y 6 ptas), las deficientes condiciones de confort de los nuevos taxis, la menor recaudación con gastos parecidos y los turnos dobles de trabajo hicieron inviable la aventura del microtaxi que dejó de circular el 17 de mayo de 1974.-

El 27 de junio de 1980 se aprobó el cambio de color en los taxis. Se pasó del negro al blanco con franja roja en la puerta delantera.

La nueva medida entró en vigor dos meses más tarde, el veinte de agosto. Se dio un plazo de cinco años para la renovación de todos los taxis.-

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y PROFESIONALES

En 1975 se produjo la última gran ampliación de licencias ante una fuerte negativa del sector. Se pasó de 10.400 a 15.000, una cifra que todavía hoy se recuerda. Este descontento y otras causas impulsó la creación de Mutaxi, mutua surgida a partir de un grupo de taxistas en desacuerdo con el acceso de los asalariados a las nuevas licencias.

En 1977 aparece la Federación Profesional del Taxi y en 1979 se crea la Asociación Gremial, asociaciones profesionales que engloban a la mayoría de los taxistas. Ambas organizaciones se fundaron con sus respectivas cooperativas de radiotaxi que se sumaron a la más antigua, Radio Teléfono Taxi, nacida en 1974, y a otras más jóvenes surgidas en los años 90 como Radio Mercedes, Servitaxi y Taxiflot.-

EL ÁREA UNIFICADA

A finales de 1977 se creó el nuevo mapa de servicios del sector ante la necesidad de unificar las carreras interurbanas que demandaban los profesionales y usuarios del taxi. El crecimiento de población del cinturón metropolitano de Madrid dio origen al área unificada formada en un primer momento por los municipios de Alcorcón, Coslada, Getafe, Leganés, Madrid, Móstoles, San Fernando de Henares y Pozuelo de Alarcón.

En 1995 se sumaron las localidades de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas y en 1999 se completó el nuevo área con los municipios de Boadilla del Monte, Fuenlabrada, Humanes, Majadahonda, Mejorada del Campo, Pinto, Paracuellos del Jarama, Parla, Las Rozas, Tres Cantos, Velilla de San Antonio y Villaviciosa de Odón. En total, 23 localidades.-

El Libro Blanco: la modernización del taxi

En el mes de junio de 1996 se hizo público el contenido del Libro Blanco del sector, un trabajo encargado por el Ayuntamiento de Madrid a una consultora privada con la finalidad de analizar la situación del taxi y proponer un conjunto de medidas dirigidas a todos los organismos implicados en su gestión: administraciones públicas y asociaciones del gremio.

Desde entonces y hasta primeros del presente siglo se han puesto en marcha varios proyectos e iniciativas como la tarjeta profesional (1998), la ampliación del área de prestación conjunta y la incorporación de publicidad en los vehículos (1999), la separación de los carriles bus-taxi con medidas disuasorias y menor medida los cursos de formación y reciclaje para taxistas (2001).

Otras cuestiones menores pero importantes que mejoraron la calidad del servicio puestas en práctica en los últimos años han sido el aumento de la flota de taxis accesibles para personas con problemas de movilidad, el incremento de coches con aire acondicionado y mamparas de seguridad, la desaparición de la baca y la implantación del taxímetro integral con todas las novedades que incorpora como el pago con tarjeta, la expedición de facturas, telefonía móvil y el seguimiento del vehículo mediante GPS.-

www.madridcarruajes.com / javier leralta 2011 ©